Esta variación push-up es una triple amenaza real de fuerza, flexibilidad y movilidad.

Hay algunas formas estándar de aumentar la intensidad de una lagartija. Puedes canalizar a tu superhéroe interno con la versión de Spiderman, tomar un poco de aire con un aplauso o lanzar un salto entre repeticiones. (Sí, estoy hablando de burpees). Pero las flexiones de despegue son una verdadera triple amenaza, que combinan fuerza, flexibilidad y movilidad.

Las flexiones de despegue requieren un poco de coordinación. En lugar de solo hacer el movimiento estándar hacia arriba y hacia abajo, está volviendo a colocar la parte inferior de su cuerpo en una posición de tablón en cuclillas y luego rápidamente colocando su cuerpo en una flexión, todo en un movimiento fluido. A medida que transfieres tu peso de un lado a otro, trabajas todo tu cuerpo, especialmente tus brazos y abdominales. También está haciendo algo de cardio a medida que aumenta su fuerza, además de aumentar su flexibilidad y movilidad.



No es un ejercicio fácil, pero ciertamente es efectivo. Aquí está su guía paso a paso para dominarlo.

Cómo hacer flexiones de despegue:

  1. Comience en una posición de flexión.
  2. Dispara tu pelvis hacia atrás, moviendo la parte inferior de tu cuerpo hacia tus pies. Debes doblar las rodillas y deben estar flotando a unas pocas pulgadas del piso.
  3. Empuje rápidamente su cuerpo hacia una posición de flexión, manteniendo su núcleo apretado y comprometido todo el tiempo.
  4. Baje en una flexión, acercándose lo más posible al piso y regrese a su posición inicial de tabla.
  5. Repita los movimientos en un movimiento fluido. No debería haber pausas entre los pasos. Para hacer las cosas más difíciles, use pesas (como se muestra arriba) o levante los pies en un sofá o banco.

Pero primero, aprenda a realizar una flexión básica de la manera correcta:



Luego, intente con tablones de oso, un ejercicio que hace rugir todo su cuerpo. O el cocodrilo se arrastra: la forma más salvaje de trabajar todo tu cuerpo.